You are here: Home » Salud » ¿Cómo saber si necesitas un tratamiento de ortodoncia?

¿Cómo saber si necesitas un tratamiento de ortodoncia?

ortodoncia

Seguro que has escuchado hablar mucho de la ortodoncia, pero probablemente no sepas a ciencia cierta de qué se trata. Pues la ortodoncia es una especialidad de la odontología que se encarga de manera específica de todo el estudio relacionado con la prevención, el diagnóstico y el oportuno tratamiento de las anomalías en cuento a la forma, la posición, la relación y además la función de las estructuras de nuestros dientes y boca en general, puesto que se incluye toda la importancia del maxilar y la mandíbula.

Es así como el trabajo concreto de la ortodoncia es buscar prevenir y tratar en todo momento la mala posición de los dientes, garantizando de tal manera que las personas puedan contar con una buena salud bucal y una buena estética en sus sonrisas. No obstante, las personas suelen dejar esto a un lado y no saber realmente cuándo necesitan un tratamiento de ortodoncia.

La verdad es que si bien en la actualidad el uso de brackets se ha popularizado y se han roto muchos estigmas relacionados a esto, la única manera de saber a ciencia cierta si tienes que aplicar a un tratamiento de ortodoncia es consultando con un especialista que pueda determinar tus problemas, necesidades y soluciones posibles que pueden ser aplicadas. Cuentas con un equipo de expertos especializados en ortodoncia que velarán por tu salud bucal. No obstante, hay varios factores bastante evidentes que nos pueden indicar que deberemos ir con un ortodoncista para evaluar nuestra dentadura.

¿Qué debes saber sobre la ortodoncia?

En primer lugar, encontramos los dientes apiñados o amontonados, siendo estos una condición que se produce en el caso de que los dientes sean muy grandes o que el arco dental sea bastante reducido. Por otra parte puede que se puede observar el caso bastante común de que los dientes superiores frontales cubran a los inferiores y viceversa.

Por lo general esto es una señal de que la mandíbula superior o inferior (según sea el caso) es más amplia que la otra. No obstante puede ser un problema adquirido más que hereditario al notar que hay factores como chuparse el dedo o empujar los dientes con la lengua, lo que hace que los dientes se desplacen y deba ser solucionado con ortodoncia.

Otro caso bastante común es la mordida abierta, una condición que se da cuando el paciente junta sus mandíbulas, es decir, cierra su mordida, pero queda un espacio abierto entre los dientes frontales superiores y los dientes frontales inferiores. Esto claramente hacer que se genere un desgaste mayor en los molares.

Finalmente otro de los casos comunes que nos indican que necesitamos recurrir a un tratamiento de ortodoncia son los espacios interdentales, que básicamente es lo contrario a los dientes apiñados o amontonados. En este caso se presentan espacios vacíos entre los dientes, bien sea que se dé por la pérdida de una pieza dental o por tener un arco dental demasiado amplio para el tamaño de nuestros dientes.